Curiosidades del ruso

Aprender ruso, 2/10/2015

Aprender ruso es como volver a tener cinco años. No sólo es aprender un nuevo idioma, sino que también supone aprender otra vez a escribir, ya que en Rusia se utiliza un alfabeto distinto al occidental, comúnmente conocido como alfabeto cirílico. Actualmente, espoleada por la llegada masiva de turistas eslavos y por jóvenes empresarios rusos, estudiar ruso se considera una decisión acertada y práctica, y ha pasado a ser la segunda opción de muchas personas, por detrás del inglés.

Veamos a continuación unas cuantas curiosidades de esta extraña y poco conocida lengua venida del este.

1.    El alfabeto ruso (cirílico) se basó en el alfabeto griego, al cual se añadieron algunas letras para que fijaran sonidos puramente eslavos e inexistentes en la lengua helena. Históricamente se reconocen dos creadores oficiales: los santos Cirilo y Metodio, que presumiblemente idearon dicho alfabeto en el siglo IX para asentar el eslavo antiguo. Del nombre de San Cirilo proviene el nombre del nuevo alfabeto que crearon.

2.    Muchas de las letras del alfabeto cirílico no nos son extrañas, al contrario, son las mismas que las nuestras, solo que corresponden a sonidos diferentes. Por ejemplo, en ruso la grafía H se lee como nuestra N, y la Y como nuestra U. Al principio puede resultar un poco complicado, pero si somos constantes en nuestro aprendizaje pronto sabremos leer el cirílico (casi) tan rápido como el occidental.

3.    El ruso también declina. Es curioso que las lenguas románicas, venidas directamente del latín, no hayan heredado las numerosas declinaciones de éste, mientras que el ruso, que proviene de la rama eslava, sí que posea declinaciones. Este hecho dificulta el aprendizaje del idioma, ya que una misma palabra puede tener diversas terminaciones dependiendo de la función que tenga en la oración. Por lo tanto (hay que aclararlo), estudiar ruso es también volver a estudiar Gramática.

4.    Rusia es el país más extenso del mundo, y por lo tanto, a parte del idioma oficial, en él se hablan centenares de idiomas, patrimonio de las etnias y culturas que allí conviven. En Rusia existen 160 grupos étnicos; de ellos, aproximadamente 142,6 millones hablan el ruso, seguido por el tártaro, que hablan 5,3 millones. El alemán se sitúa en el tercer puesto, con 2,9 millones de personas hablantes, fruto de las numerosas migraciones germanas que tuvieron lugar a lo largo de la historia.

5.    Hablando de las migraciones germanas que tuvo Rusia… ¿sabéis que, en ruso, el gentilicio alemán se dice, literalmente, mudo? Ello proviene de cuando los rusos interrogaban a los inmigrantes alemanes y, a todas sus preguntas, tan sólo recibían el silencio como respuesta, ya que, evidentemente, los alemanes recién llegados no hablaban ni entendían el ruso.

Ahora que ya conoces las curiosidades del idioma, ¿a qué esperas para aprenderlo?  En BCN Languagespodrás escoger el curso de ruso en Barcelona que se adapte a tu nivel y a tu horario, para que aprendas un idioma tan increíble de la mano de profesores nativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Política de Cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo Configurar

ACEPTAR
Aviso de cookies